ESTA MONOGRAFÍA ESTÁ EN REVISIÓN:aplicando las sugerencias de la profesora.
¿Qué aporta el trabajo de campo a mi formación docente?
El trabajo de campo es un conjunto de técnicas, es una situación metodológica y un proceso en sí mismo; es una secuencia de acciones, de comportamientos y de acontecimientos, no todos controlados por el investigador.
La metodología supone una estructura de procedimientos y reglas transformacionales por las que el científico extrae información y la moviliza a distintos niveles de abstracción con objeto de producir y organizar el conocimiento acumulado, pero a su vez, el trabajo de campo permite la observación participante.
A través de este conjunto de técnicas, el “investigador” u observador, se ve obligado a ser parte de la sociedad que estudia, comportándose en relaciones naturales con sus miembros.
El trabajo de campo es la herramienta que permite la observación y la evaluaciónconstante de determinadas cuestiones dentro del lugar de trabajo propio del docente, la sala. Puede utilizarse, de este modo, como estrategia para establecer mejoras, ajustar procesos y proyectos para conseguir los objetivos propuestos.

Abstract
Los libros establecen una relación o distintos tipos de relaciones con el receptor del mismo, sea este un profesor o un niño-alumno. Analizando algunos libros de texto del Nivel Inicial de las distintas décadas, por medio de la observación, descripción e interpretación; basándonos en estudios del licenciado Eliseo Verón y teniendo en cuenta las definiciones de los enfoques de enseñanza de Gary Fenstermacher y JonasSoltis, intentaremos dar cuenta de los cambios de las relaciones que se establecen entre los lectores y los libros de texto a lo largo de los años.


Introducción
El libro de texto es uno de los medios didácticos tradicionales utilizado en el sistema educativo tradicional occidental. El mismo nació como una consecuencia del desarrollo de las imprentas. En primera instancia, estos libros eran utilizados para almacenar exposiciones orales y como reproducción memorística de los saberes; luego, las instituciones y la enseñanza también recurrieron a esta herramienta. Pero ¿cuáles son los usos del libro de texto en el jardín a partir de lo que el mismo libro propone? Se intentará hacer un recorrido a lo largo de la historia para ver de qué manera se usó el libro de texto, cuáles han sido los progresos y los cambios en sus funciones y cuáles se mantienen en la actualidad.
Un poco de historia
El primero considerado libro de texto, se crea como una recopilación de recomendaciones didácticas y es obra de Juan Amòs Comenio en el año 1658; y, aunque ya antes existían libros con imágenes, este fue el primero que utilizó las ilustraciones como estrategia didáctica para facilitar la comprensión de la lectura. Este recurso pedagógico estuvo en uso durante los 2 siglos siguientes.La iglesia católica y protestante, años después, recurrió a este medio para divulgar la doctrina y alfabetizar. Más tarde, el movimiento enciclopedista dejó una importante huella en la forma y contenido de los libros de texto.
A lo largo de los años, la edición fue respondiendo a distintos factores como el control del estado, la posición económica, los momentos políticos con sus concepciones de cultura, etc.
Hoy por hoy, los mismos son producidos intencionalmente, para ser utilizados en forma sistemática por el escolar y el docente.
“Con relación al futuro de los libros de texto, Escarpit, (1.965) retomaba la idea de Mcluhan de la desaparición del libro y lo analiza con relación a los manuales escolares y dice que “el libro de textos es a la vez un marco demasiado rígido y demasiado estrecho. No se adapta a las cuatro grandes características de la enseñanza en nuestra época: a) la expansión y el cambio rápido de los conocimientos fundamentales; b) el aumento necesario e incontrolable del número de alumnos y estudiantes; c) la necesidad de sustituir la formación escolar de una “élite” por una educación permanente que permita aprovechar todas las aptitudes; d) el empleo sistemático de técnicas audiovisuales de comunicación como medios auxiliares de la enseñanza”. (El libro como medio didáctico, Martínez Sánchez: 11)
Manuales, libros de lectura, libros o carpetas de actividades, cartillas y libros de lectoescritura inicial forman parte de esta categoría; aunque es difícil definir una clasificación tipológica ya que existen distintas definiciones de distintos autores que podríamos diferenciar entre aquellos que van destinados al profesor (repertorio sistemático de ejercicios básicos, de consulta y de trabajo; y al estudiante (de lectura, de texto, de consulta, de trabajo, de recreo y guías didácticas):Choppin (1.997) los agrupa en los modelos catequético, apologético, jurídico, enciclopédico, atractivo y novela. Buj Gimeno (1.973) anexa otros criterios para la clasificación dependiendo del usuario, el rango didáctico, la finalidad y los aspectos didácticos para los cuales empleará. Escolano (1.997) los agrupa en: libros de iniciación, series cíclicas, modelos enciclopédicos, libro – guía, libros de consulta, libro activo, según la función didáctica. Richaudeau (1.981), para su clasificación, esboza unas variables: la función, el tipo de usuario, el entorno de aprendizaje y el criterio metodológico.
Maestros y maestros
Fenstermacher y Soltis proponen tres enfoques de enseñanza, es decir, roles que toma el profesor según sus objetivos. El primero es el Enfoque Ejecutivo, un modo de enseñar estructurado que persigue el aprendizaje de un conocimiento específico mediante técnicas y materiales curriculares.El segundo, el Enfoque del Terapeuta, consiste en ayudar al estudiante a mirar su interior, favoreciendo el desarrollo personal. Por último, el Enfoque del Liberadorpropone la reflexión, con el objetivo de formar individuos íntegros, morales y libres.
Verón habla de Maestros Tipo A, refiriéndose a aquellos que consideran al alumno un portador del saber y los creen capaces de construir conocimiento. El aprendizaje es tomado como una construcción que se logra mediante la interacción del sujeto con el objeto de estudio. De este modo, el alumno desarrolla su autonomía y los errores que el niño comete son material primordial para el proceso didáctico. Por otro lado, los Maestros de Tipo B, son aquellos que consideran el conocimiento como “capital simbólico” que debe ser transmitido del educador al educando, valorando, para esto, el esfuerzo y la aplicación y negando por completo las actividades lúdicas y recreativas.
El libro sagrado
Hemos dicho que la iglesia católica dio uso a los libros de texto para adoctrinar y alfabetizar. Teniendo en cuenta que la escuela tiene sus orígenes junto a la construcción del Estado Nacional y que hasta sancionarse la Ley 1420, la educación era religiosa, no nos es difícil imaginar a la Iglesia enseñando las primeras letras. Por aquellos tiempos se pretendía que todas las materias se basaran en “la verdad” y que por tanto, todos los profesores y maestros de todas las materias debían ser religiosos y conocer los fundamentos religiosos de cada área. Cabe aclarar que “la verdad” era todo aquello que estaba en La Biblia, por tanto, los saberes como construcción o como desarrollo eran impensables. Así los docentes eran símiles apóstoles y las clases eran largas misas donde el cura enseñaba los contenidos detallados en La Biblia por medio de un sermón, los aprendices estudiaban de memoria todo lo que el libro sagrado detallaba y no existía posibilidad de interpelación ni deliberar al respecto. Los docentes debían mantener un enfoque ejecutivo y estructurado, son meros ejecutores, posicionando a los alumnos como meros receptores. Podemos, entonces, decir que la biblia del ayer es el libro de texto del hoy y, su utilización, está atravesada por la historia.

El libro de texto de Doña Petrona
Texto A.de 1971.. para el aprestamiento de la lectoescritura. Es un libro de tapa color. Por dentro es de hojas blancas y textos/dibujos rojo amarronado, aburrido a los ojos de niños y adultos. El mismo consta de unas sesenta hojas, cada una con una nueva actividad.Aquí, como en un libro de cocina, se muestra la foto del producto (o la actividad propiamente dicha) de un lado de la hoja y del otro lado se indican los ingredientes (o “la finalidad”) y las instrucciones o pasos a seguir para su preparado (“la motivación y la orden para el alumno”).Algunassolo llevan “finalidad” y “orden para el alumno” y el libro, a simple vista, pareciera ser un recetario. Las actividades llevan el nombre de “ejercitaciones” del movimiento preparatorio para el trazado de cada una de las letras, el reconocimiento de formas, de distancias, de dirección y noción del tiempo, todas nociones piagetianas, base de la enseñanza típica de la Reforma de la Matemática Moderna. En este caso, el docente no es solo un mero ejecutor, sino que se le indica, en algunos casos, lo que debe hacer mientras lee la orden para el alumno. Por ejemplo, se pueden observar comentarios como “la maestra señalará la figura del recuadro” (300 g de queso rallado fundente -yo le puse 150 g de mozzarella y 150 g de quesos variados-) . El alumno, por su parte, debe cumplir las consignas al pie de la letra, ya que las mismas no admiten más de unasolución, anulando así cualquier capacidad de improvisación y creatividad para resolver conflictos.

Una cosa maravillosa color-coloooor…
Texto B de 1987, más de cien páginas a puro color. Este libro tiene una presentación en donde se explica que el mismo puede ser utilizado por cualquier grupo de niños de cinco años y que, si bien las actividades tienen objetivos específicos enunciados, pueden trabajarse también otros aspectos del desarrollo infantil; dice también que su buen uso estará dado por el aprovechamiento de cada maestro. Esto propondría al docente implementar un enfoque más liberador que ejecutivo, sin embargo, las primeras páginas del libro muestran un cuadro destinado al maestro en donde se presentan los objetivos de cada actividad presentada y otras actividades sugeridas contradiciendo la idea de reflexionar y crear. Los ejercicios, en este caso, también se organizan en forma de ficha: a un lado de la hoja, una lámina de color, al otro lado, el contexto de la actividad (lo que anteriormente se llamó “motivación”) y la consigna (anteriormente denominada “orden para el alumno”); sin embargo, tanto el contexto como la consigna está dirigida a los niños. Plantea al niño como receptor del mensaje, invitándolo a la conversación con los compañeros y, por lo tanto, resulta más atractivo que texto A
El libro de texto del Neoliberalismo
Texto C de 1992 es “el primer escalón del aprendizaje sistematizado con ejercitaciones previas a la lectoescritura y al cálculo” para niños de cinco años. En el prólogo se dedica una carta a la maestra jardinera “inquieta, creativa y libre” donde le indica que se trata de una carpeta de actividades y no de un cuadernillo, para que las consignas e ideas que ellas (tres profesoras de enseñanza preescolar) proponen, puedan ser ordenadas por la docente según las características del grupo. La carta dice, también, que las actividades están inspiradas en Piaget y continuadoresy más adelante apuntan a aprovechar los errores como elemento de aprendizaje, a presentarles a los niños los medios para lograr objetivos y no presentarles los fines. En este sentido, el libro propone al docente trabajar con un enfoque terapéutico, centrado en ayudar a su grupo, a guiarlo y acompañarlo durante el proceso de investigación y aprendizaje. Sin embargo, aunque ya se tiene en cuenta,desde el discurso del prólogo,el paso de la reforma de la matemática moderna a la didáctica de la matemática, los ejercicios que se presentan son, todavía, muy similares a los de los años anteriores. Podemos ver un cambio de paradigma frente a la educación y la relación pedagógica docente-alumno pero aun no aparecen cambios perceptibles en la presentación de actividades que estimulen la capacidad de apropiación del saber por parte del niño.

El libro que saluda a los chicos

Esta editorial ofrece una gran cantidad de libros de texto para el Nivel Inicial (de 0 a 3 años, 3 años, 4 años, 5 años). Además ofrece una lista de libros “para docentes” dirigidos a Profesores del nivel inicial, aunque a veces pisan el palito y parecen dirigirlos solo a “maestras jardineras” . En los libros dirigidos a docentes, parece tenerse en cuenta el enfoque actual de la Educación Inicial y el diseño curricular, ofreciendo al docente un lugar de creatividad a la hora de trabajar; sin embargo, en los libros para los alumnos vemos ejercicios similares a los que se presentaban allá por los noventa, donde se pretendía desarrollar la motricidad necesaria para lograr el correcto trazado de las letras cursivas:



Texto DEstos ejercicios posicionan al alumno en un lugar poco creativo e inhibe el desarrollo cognitivo del niño y el docente queda inhabilitado, es decir, no tiene participación.
Veamos qué sucede en el siguiente caso:










Texto E
Libro de ejercitaciones para niños de 4 años Destinatarios: niños de 5 añosAutoras:
Libro de ejercitaciones para niños de 5 años Texto E es una serie de libros de actividades en la cual un grupo de amigos transmite a los niños su entusiasmo por aprender y compartir. Presenta actividades adecuadas a la edad y a los contenidos de la sala de 5 años, que son incluidas a partir de situaciones que son próximas a los niños. Las actividades propuestas actúan de disparadoras de otras ideas que puedan surgir tanto del grupo como de la maestra. Es una útil herramienta para que el docente pueda completar su accionar. Contiene variadas actividades para favorecer la articulación con primaria.












Como podemos observar, el texto E se propone como “una útil herramienta para que el docente pueda completar su accionar” y el objetivo de sus actividades es “favorecer la articulación con primaria”. Esta misma editorial tiene libros que ofrecen “Actividades gráficas con creciente nivel de dificultad que cubren todos los contenidos a trabajar en la sala de 5”, En la misma línea, otros libros pretenden ser una herramienta que ayude al niño a insertarse en el Nivel Primario. Su propósito no está pensado en relación a los contenidos ni a los objetivos del Nivel Inicial en sí mismo, sino, como un pasaje al nivel siguiente.

Por otro lado, otra editorial presenta unos simpáticos personajes que hablan S…E…P…A…R…A…N…D…O L…A…S L…E…T…R…A…S para fomentar el desarrollo de la conciencia fonológica. En este caso es más fácil encontrar un enfoque actualizado sobre la Educación en el Nivel Inicial. Este tipo de actividades pretende fomentar en los niños la construcción de hipótesis para el desarrollo de la lectoescritura. El docente tiene, en este caso, un claro rol: el de acompañante y estimulador del aprendizaje. Esta editorial tiene otras ofertas para el nivel inicial:

|| || || ||




Propuesta B













Propuesta A

Una propuesta de áreas integradas pensada para nivel inicial. Un simpático aninamlito pequeño que vive diversas aventuras y siente los temores propios de los chicos de cinco años.




es una propuesta pensada para el nivel inicial. Está dividido en 5 secciones, subdivididas en pistas que se corresponden a lostracks del cd que acompaña al libro.
Tiene una historia principal que se recorre a lo largo del libro Además, cada episodio tiene actividades: basadas en los contenidos pedidos en los diseños curriculares, que permiten trabajar la motricidad fina y proponen un acercamiento a la reflexión artística mediante la observación.
El libro incluye: cd, recortables, stickers y efemérides adaptadas al ciclo.


Estos libros también proponen “articular un salto del nivel inicial al primer ciclo”, con actividades, revisión de las mismas y figuras recortables que llaman la atención del niño.
Revistas que se venden en los puestos de diarios que,poseen numerosos materiales para el nivel inicial. Texto F, sugerido para niños de 4 a 6 años de edad, preguntan si es arbitraria la presentación de las letras y responden que “De alguna manera, sí”. Dice que las primeras letras de interés son las vocales, luego se incluyen la M y la P para formar “palabras con mucho significado” que son mamá y papá. Luego la D F L R T y dejan para el final las letras complejas como K W X H Y Q. Dice también que este libro necesitará de un adulto mediador que ayude con la lectura de consignas. “en el caso de los docentes que lo utilicen en el trabajo con sus alumnos, podrán enriquecerlo con sus propias ideas y experiencias”. Si bien los ejercicios de este libro dan las respuestas al alumno de manera inmediata y no le brindan un espacio de creatividad y reflexión, al docente se le ofrece la posibilidad de enriquecer las actividades, al menos eso se propone en la introducción del libro, ofreciéndole un lugar más crítico y creativo que los libros de otros tiempos.















Conclusión
Encontrar numerosas ofertas de este tipo de material es fácil, difícil es aprender a darle un buen uso. A la hora de elegir el modo de usarlo, hay que tener en cuenta las condiciones que pone el gobierno de la ciudad en el reglamento del sistema educativo de gestión pública, Art. 50. sobreel material didáctico, donde se establece que las autoridades de las escuelas dependientes del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires no podrán exigir a los alumnos libros de texto de determinada editorial y donde se prohíbe al docente, por medio del Art. 74, inciso 14 exigir a sus alumnos/alumnas un libro de texto determinado, debiendo admitir cualquier libro de texto que se adapte al diseño curricular aprobado por el Ministerio de Educación. En la actualidad podemos ver que el uso del libro de texto se encuentra teñido por la historia del mismo; su función y sus propuestas no están tan alejadas de las del “libro sagrado”, contenedor de la verdad y de las respuestas. Algunos tienen una mirada más constructivista que otros, pero todos ofrecen al docente la posibilidad de elegir el modo de usarlo: como condimento de la clase, como planificación diaria o como una herramienta a la que puede recurrir en caso de necesitarlo; como consulta, como ejemplo o como punto de partida a la hora de planificar. Hasta los años 70, basándonos en las definiciones de Verón, el libro de actividades para el nivel inicial era más parecido a un manual: estereotipado, aburrido, poco placentero e interesante y contrapuesto a la investigación, no obstante desde ese entonces y hasta la actualidad, se van transformando y encaminando hacia los libros de texto: abierto, entretenido, interesante, permitiendo el interés y el placer de su uso. Pudimos ver que los libros de texto ofrecen propuestas dirigidas al niño, propuestas dirigidas al docente y propuestas, también, de un modo de uso;empero es tarea del docente (de sus convicciones, de su estilo y de su enfoque) elegir e instalar el modo en que este material se utilice dentro del aula.





Bibliografía
  • Apple, Michael. Maestros y Textos. Barcelona, Paidos, 1989.
  • Birgin, Alejandra,El trabajo de enseñar (capítulo 1), 1996

  • Fenstermacher, SoltisEnfoques de la enseñanza, Buenos Aires, Amorrourtu editores, 1998
  • Fernández; Rodríguez Los libros de texto como objeto de estudio.”Una apreciación desde la historia”. Ed. La Colmena.
  • Jurjo Torres. Globalización e interdisciplinariedad: el currículum integrado (Capítulo V). Ediciones Morata, S.L.

  • Kaufman; Rodriguez. La escuela y los textos. Ed. Santillana.
  • Martínez Sánchez, Francisco.Ellibro como medio didáctico (Capitulo 1) Universidad de Murcia

  • Moreira;Sancho (coord): Los medios y materiales impresos en el curriculum (Capítulo 4), Para una tecnología educativa. Horsori, Barcelona, 1994

  • Ministerio de Educación del GCBA.Reglamento del sistema educativo de gestión pública dependiente del ministerio de educación del gobierno de la ciudad autónoma de buenos aires.

  • Veron, Eliseo, Esto no es un libro, Editorial Gedisa, Barcelona, 1998